El Ayuntamiento toma medidas debido al retroceso en la recogida de residuos

hondakinak ona weberako

El Ayuntamiento de Amasa-Villabona, a lo largo de este año 2020, ha constatado una serie de elementos preocupantes en cuanto a la recogida de residuos:

Cada vez se tira más basura al suelo, fuera del contenedor

En los últimos meses, ha crecido considerablemente el número de bolsas depositadas en el suelo en las zonas de contenedores que hay a lo largo de toda la localidad. El Ayuntamiento ha hecho un seguimiento de este problema y se han obtenido decenas de fotografías y pruebas. Esta situación es preocupante aún más si tenemos en cuenta que, debido a la pandemia de la Covid-19, los contenedores están totalmente abiertos. Además, se establecieron pedales para abrir las bocas de los contenedores de orgánico y del resto, con el fin de no tener que sujetar la tapa con las manos a la hora de arrojar las bolsas al interior. Por tanto, el aumento del número de bolsas que se depositan en el suelo no es fácil de entender y el ayuntamiento deberá tomar medidas drásticas para cambiar esta situación y conseguir que las zonas de contenedores estén en condiciones.

Los trastos viejos se dejan cualquier día tirados en la calle

Los trastos viejos y voluminosos se deben sacar los miércoles de 20:00 a 22:00 horas, depositarlos junto a las zonas de contenedores y se debe avisar previamente a la Mancomunidad de Tolosaldea llamando al teléfono 943 676216. Estas condiciones están establecidas desde hace tiempo pero parece que mucha gente no lo sabe o se les ha olvidado, ya que últimamente se pueden ver los trastos tirados en el suelo a cualquier día y hora. Hay que señalar que este tipo de residuos voluminosos se pueden llevar en cualquier momento a los "Garbigunes" de Andoain o Tolosa.

En el contenedor del orgánico se recogen grandes cantidades de residuos mal clasificados

El porcentaje de residuos no-orgánicos que se depositan en los contenedores del orgánico ha aumentado considerablemente y el uso de bolsas compostables ha sufrido un descenso significativo. Esto también resulta desconcertante, ya que el Ayuntamiento pone bolsas compostables gratuitas a disposición de toda la ciudadanía. Estas bolsas se pueden adquirir en la máquina situada en entrada de la biblioteca municipal (en los bajos del ayuntamiento). La incorrecta separación de los residuos orgánicos y su depósito en el contenedor de orgánico en cualquier bolsa, disminuye la calidad del orgánico y, si ésta es baja, puede suponer la necesidad de gestionar todo el contenedor como fracción resto. Esto repercute negativamente en el porentaje de recogida selectiva y en las tasas de reciclaje, aumentando los gastos económicos de gestión de residuos que tiene que abonar el ayuntamiento.

El porcentaje de recogida selectiva desciende y por primera vez en los últimos años cae por debajo del 70%

Entre enero y octubre de 2020, la recogida selectiva se ha reducido en un 7,8%. Este dato es muy preocupante, ya que nos hemos situado en las tasas de reciclaje más bajas de los últimos años. El gobierno municipal anunció que si esta tasa bajaba por debajo del 70%, tomaría medidas drásticas sobre el sistema de recogida y los últimos datos enviados desde la Mancomunidad de Tolosaldea (octubre de 2020) indican que esta tasa es del 69,46%. Por lo tanto, estamos al límite y si continúa la tendencia a la baja, el gobierno municipal va a considerar tomar decisiones drásticas sobre el sistema de recogida. Datos de recogida 2020

Se han detectado vertederos improvisados en diferentes espacios rurales

En las zonas de contenedores situadas en los barrios de Amasa, Amasamendi, Legarreta, Otsabi u Otelarre, cada vez están apareciendo más residuos como grandes bolsas llenas de ramas y hierbas cortadas, alimentos podridos, grandes trastos, etc. Además, se han detectado grandes acumulaciones de basura en zonas rurales y naturales, especialmente en el parque Komizar.

En las últimas semanas se han recogido muchos residuos tirados en el suelo

Últimamente, especialmente mientras los bares y restaurantes han permanecido cerrados, han aparecido latas de bebida, envases de comida y otros enseres tirados en diferentes zonas; en la ermita de Amasa, en el paseo Remi Ayestaran, en los bancos del recorrido junto al río de Arroa y Errota, en la trasera del Polideportivo, en el parque de Etxeondo, en algunos lugares del barrio de Txermin, etc.

El departamento de Medio Ambiente del Ayuntamiento pone en marcha una campaña especial con el objetivo de dar solución a estos problemas

Seguimiento más riguroso

El ayuntamiento realizará un seguimiento más estrecho a las situaciones de arrojo de bolsas de basura al suelo o a lugares distintos a los que corresponde. La Policía Municipal hará un seguimiento especial de este asunto y si se depositan las bolsas en el suelo se impondrán multas de entre 90 y 450 euros. También se han realizado estudios sobre los vertederos improvisados de las zonas rurales. En algunos casos se ha identificado quién tira la basura a estos vertederos y se pondrán en marcha acciones legales contra los mismos. Además, se ha puesto en marcha un nuevo sistema de seguimiento en el parque Komizar. Las mesas del parque se han numerado y La Policía Municipal identificará a un responsable de cada mesa, que será el responsable de mantener limpia la mesa y el entorno de la misma.

Campaña informativa

Aunque la irresponsabilidad de una minoría deje imágenes deplorables, la mayoría de la población tiene una actitud positiva hacia el medio ambiente y la recogida selectiva de basuras. Amasa-Villabona ha sido hasta ahora una de las localidades con mayor tasa de reciclaje a nivel de Gipuzkoa y así debe seguir siendo.

Sin embargo, como ya se ha dicho, últimamente se ha constatado una notable tendencia a la baja y el ayuntamiento ha decidido volver a centrarse en la educación de la población: